ORTONIXIA: LOS BRACKETS PARA CORREGIR LAS UÑAS DE LOS PIES

0 Shares
0
0
0

Un calzado inadecuado, la biomécanica de la marcha y la pisada, mal corte, pero también malformaciones, traumatismo o patologías como la artrosis, son causantes de la onicocriptosis, usualmente conocida como uña incarnada, y erróneamente denominada “uña encarnada”. Pero este problema tiene solución, existen correctores muy similares a los brackets que alinean los dientes para aliviar tus uñas. A continuación te contamos todo acerca de esta revolucionaria técnica.

Por Francisca Vives K

18/01/2020

Descrita en 1845 por Lewis Durlacher  como: “uña que crece hacia el interior de la carne”, la uña incarnada u onicocriptosis es una afección que aparece cuando un borde de la uña del pie penetra la piel del dedo produciendo dolor, enrojecimiento e inflamación, ya que actúa como si de un cuerpo extraño se tratase. No es necesario que estemos realizando una actividad, en reposo también puede incomodar. Lo habitual es que suceda en el dedo pulgar, dando lugar a dos clases diferentes: lateral (la más común) y frontal (la uña se incarna hacia delante).

Como curiosidad, explicar que la uña es una estructura formada de queratina y calcio, cuya función principal es proteger actuando de barrera de las terminaciones nerviosas de las extremidades. No obstante, en ocasiones, si no cuidamos y prestamos atención a nuestros pies pueden aparecer problemas como este, de ahí la importancia de visitar al podólogo frecuentemente. 

Las causas de una uña incarnada son variadas, pero las más comunes son el mal corte, las malformaciones, un calzado inadecuado, la presión constante en la zona o las malas pisadas. En muchos casos se acaba recurriendo a la cirugía para resolver el problema, pero con la ortonixia se puede aliviar el dolor y mejorar el estado del pie. La cosmetóloga y podóloga clínica Verónica Rivas, de Clínica Thompson y Vall Salud nos habla de este innovador tratamiento.

¿Para qué sirve la ortonixia?

Cuando la uña se clava repetidamente, la ortonixia es una gran alternativa, pues se ha demostrado como el tratamiento más eficaz en la mayoría de los casos. La palabra ortonixia deriva del griego: orthos significa recto y onyx significa uña. Y es que es justo eso lo que se consigue aplicando esta técnica: corregir y reeducar la forma de la uña, obligándola a crecer de una manera adecuada. “La forma de realizarlo es mediante la aplicación de unos tensores que consiguen que la uña crezca de una forma que impida que vuelva a clavarse en el tejido que la rodea”, comenta la podóloga Verónica Rivas.

La ortonixia no duele, por lo que no es necesario usar anestesia. Además, se puede continuar con la vida normal e, incluso, realizar deporte. La duración del tratamiento dependerá de la constancia y del paciente, a parte de la gravedad. La media suele estar en unos 12 meses.

En cuanto al procedimiento, Verónica explica que “una vez realizada la asepsia del pie y limpieza de los surcos (bordes de la uña), se realiza la ubicación topográfica de los brackets, donde se marcan tres puntos con lápiz grafito, en la zona media y laterales de la uña. Después se realiza los talles de retención en los puntos marcados, y luego con una pinza micromosquito se van colocando los brackets, pegándolos con un adhesivo especial para finalmente poner las bandas elásticas, formadas por dos ganchos que se fijan en cada extremo de la uña. Eso hace que los bordes de las uñas no puedan volver a incarnarse”.

Es preciso aclarar que se trata de una técnica que sólo puede realizar un podólogo, ya que se necesita material especial y de conocimientos para que se adapte a las características de cada paciente. En la consulta, comenta Verónica  se ve la forma de la lámina de cada uña,  ya que existen distintos tipos de láminas involutas ( sobrecurvatura de la uña) y se le explica al paciente el tiempo de procedimiento y los cuidados que debe tener, ya que se trata de un tratamiento que puede durar de 6 a 12 meses. Además, se realiza un control cada 10 días los tres primeros meses, ya que van combiando las bandas elásticas. “En caso de que un brackets se salga, es preciso acudir inmediatamente con el especialista, dice Verónica, quien también comenta que la ortonixia no está recomendada para menores de 15 años, ya que los niños todavía no tienen bien desarrolladas las láminas de sus uñas, “solo se les puede hacer mantención para evitar que formen onicocriptosis 

¿Cómo prevenir la uña incarnada?

Prevenir, será siempre mejor que curar, en este caso, la forma correcta de cortarse las uñas es muy importante si queremos evitar este tipo de problemas. Por lo tanto, habría que cortar siguiendo la forma natural de las mismas y hacerlo con un corte recto. Arrancarse las uñas puede ser peligroso porque además de poder hacernos alguna herida, favorecemos un crecimiento irregular de la misma.

Si la uña incarnada llega a causar herida es fácil que se produzca una infección provocando un absceso (inflamación de los tejidos con acumulación de pus). Si la uña se deja sin tratamiento, el proceso infeccioso acabará causando un granuloma, que es un tipo especial de inflamación extremadamente dolorosa.

Por este motivo, para prevenir esta dolencia les dejamos tres consejos a tener en cuenta:

1. Un buen corte de uñas es esencial para evitar este problema. Se deben cortar rectas y con un utensilio adecuado.

2. Acudir al podólogo a revisión para controlar la salud de tus pies. Ante de que aparezca esta patología, es importante visitar a un especialista para poder prevenirla. Si ya tienes la uña incarnada, no intentes solucionar el problema por ti misma, acércate a una clínica para recibir el tratamiento adecuado.

3. Utilizar un calzado adecuado puede evitar este problema pero también otros relacionados con diversas patologías que afectan la cadera, rodillas, espalda, etc.

En definitiva, se podría afirmar que el mejor tratamiento para las uñas incarnadas es la prevención, y en el caso de observarla, lo recomendable es acudir al experto. En Clínica Thompson y Vall Salud podrán ayudarte.

0 Shares
You May Also Like

ESCANDALO SEXY

“Scandal” y “Le Male” son las fragancias con las que Jean Paul Gaultier continúa con su sello en…