Desde los párpados hasta el abdomen, Siete formas de evitar el bisturí

0 Shares
0
0
0

Te contamos los mejores tratamientos, mínimamente invasivos, que tienen grandes efectos y evitando que pases por el bisturí.

Por Francisca Vives K. / @franvivesk

07/02/2021

Los cifras generalmente no mienten: según un informe de la Academia Americana de Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva, en el año 2019, una de las tendencias más fuertes en cirugía fue el retoque de párpados (71%) con un objetivo muy concreto: parecer menos cansada. El 2020 lo sabemos fue un año intensísimo y aunque no hay datos aún, lo cierto es que el cambio en muchas de las rutinas normales de la vida, debido a la pandemia por Covid-19, terminaron reflejándose en el rostro. Y el 2021 no comienza muy diferente. Por eso acudimos a la Clínica Thompson y a la Clínica Vall Salud para conocer de manos expertas los mejores tratamientos, eso sí mínimamente invasivos, para terminar, no solo con la cara de cansancio, que es una de las primeras preocupaciones en mujeres mayores de 35 años, sino además para hacer un repaso por todo el cuerpo. Mira esta lista con las siete mejores alternativas para rejuvenecer evitando que pases por el bisturí

1. Contorno de ojos

El rejuvenecimiento de los párpados se encuentra entre los 10 tratamientos más demandados entre un público mayor de 35 años. Si tu intención no es pasar por una blefaroplastia, hay otras opciones que tienen similares efectos y sin la necesidad de pasar por un quirófano.

La doctora Carla Pinto Villarroel, explica que si la persona presenta bolsas grasas, se puede realizar una mesoterapia, que son microinyecciones en el párpado inferior con efecto lipolítico para disminuir gradualmente la grasa de la zona a tratar. “Si además presenta un surco en la zona nasoyugal (ojeras) se puede aplicar un relleno con ácido hialurónico de baja densidad, lo que provoca una hidratación para las arrugas finas localizadas logrando una mirada descansada y un aspecto más jovial”.

2. Arrugas peribucales

Conocidas popularmente como código de barras, las arrugas peribucales marcan el borde superior de los labios y le restan definición. Comienzan a aparecer en los 30 y se agravan mucho a partir de los 50. ¿Cómo atenuamos esas arrugas? 

“Se pueden realizar distintas técnicas, dependiendo de cuánto sea el daño”, comenta la Doctora Pinto y agrega: “Podemos utilizar inclusive tres técnicas claves para formar colágeno, hidratar y definir contorno del labio que con los años se va perdiendo, ya que es una zona compleja de tratar debido a su musculatura que está en constante movimiento. Los hilos formadores de colágeno con mesoterapia ayudarán a formar colágeno y mejorar el aspecto de la piel y si se presenta poca definición en su labio superior se puede realizar un relleno con ácido hialurónico sutil.

3. Rostro en general. Mesoterapia, en qué consiste y para qué sirve

La mesoterapia consiste en inyectar vitaminas en la piel, aminoácidos, coenzimas y lípidos con una base de ácido hialurónico que potencian la formación de colágeno. Sirve para reafirmar y sobre todo para prevenir efectos del envejecimiento , dándole luminosidad, hidratación, turgencia y homogenización del tono de la piel.

4. Pómulos

Con el paso de los años las ‘bolsas de grasa’ que forman el bulto malar comienzan a desplazarse hacia abajo, dejando los pómulos vacíos y marcando las arrugas conocidas como surcos nasogenianos. Además se atenúa la síntesis de colágeno y se va desvaneciendo el soporte que sustenta y proyecta la piel de los pómulos. ¿Qué podemos hacer para revertir esta situación?

La Doctora Carla Pinto nos comentas que este es el principal problema de la mayoría de las personas. “Todos piensan en rellenar el surco nasogeniano, pero lo que hay que rellenar es la causa de este surco, es decir, rellenar la zona interna del pómulo de una manera profunda con ácido hialurónico. De esta forma posicionamos los tejidos y devolvemos la estructura caída que se va perdiendo con la edad o bajas de peso, ya que también se ve en pacientes jóvenes y deportistas”.

5. Cuello y escote

El equilibrio entre rostro, cuello y escote es esencial. Sin embargo hay que tratarlo por separado, pues la particularidad de esta zona es que tiene una musculatura más fina y piel con menos colágeno y menos tejido graso que la piel del rostro. Se trata de una zona delicada, sometida a constantes movimientos y, por ello, necesita cuidados específicos con tratamientos adaptados a esas zonas. Las técnicas utilizadas buscan revertir la sequedad, falta de firmeza y arrugas horizontales.

Para ello dice la Dra. Pinto se pueden realizar primero tratamientos reafirmantes, que devuelvan la elasticidad y turgencia de la piel. “Luego, se usan hilos formadores de colágeno y mesoterapia combinados. Los hilos forman una malla de colágeno y la mesoterapia le da las vitaminas necesarias para potenciar su efecto”.

6. Brazos y muslos

El paso de la edad o constantes cambios de peso dejan huella no sólo en los músculos, sino también en la piel, sobre todo, en la cara interna de los brazos y los muslos. ¿Qué tratamientos específicos hay para estas zonas? 

La kinesióloga Paulina Espinoza explica que con los años se pierde fuerza muscular, elasticidad de la piel y aumenta la grasa localizada, haciendo que visiblemente la piel no tenga una buena sujeción. “Por lo tanto, para tratar estas tres problemáticas, es necesario realizar una terapia combinada entre fortalecimiento muscular, estimulación de colágeno con radiofrecuencia y electrolipólisis, lipoláser (técnica de modelación corporal), cavitación (para eliminar la grasa localizada mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia), sonoforesis (introducción de sustancias activas mediante ultrasonidos) u otro equipo fisioterapéutico escogido bajo previa evaluación kinesiológica.

7. Abdomen

La grasa abdominal y la flacidez de la piel en abdomen son uno de los problemas estéticos más frecuentes, tanto en mujeres como en hombres.

Para conseguir un abdomen más liso y firme es imprescindible adoptar hábitos de vida saludables, como dieta adecuada y ejercicio físico frecuente. Sin embargo, algunos factores como el embarazo, el sobrepeso, los problemas digestivos o el paso del tiempo pueden producir un aumento de volumen en el abdomen que no remite con la dieta ni con la actividad física. En este caso,explica Paulina Espinoza se combate individualizando al paciente y tratando cada problema según sea el caso. Si hablamos de pérdida de fuerza muscular, flacidez de la piel o aumento de grasa localizada. Muchos pacientes presentan también edema linfático en estas zonas que visualmente se observa como celulitis. Por esto, es clave una buena evaluación kinesiológica.

0 Shares
You May Also Like