9 métodos infalibles para tus entrenamientos en casa

Como el costo de la vida sigue subiendo, no eres ni el único ni única que ha buscado en Google cómo hacer ejercicio en casa. Es una forma más económica de sudar que ir al gimnasio, y puede ser una sesión igual de buena. Entonces, la pregunta es: ¿sabes realmente cómo hacerlo de forma eficaz?

Parece una pregunta obvia, seguro, y probablemente pienses que lo sabes después de los dos años casuales en los que sólo podíamos entrenar en casa. Pero si quieres añadir un poco más de estructura a tus sesiones de sudor en el salón, estás en el lugar adecuado.

Como ha demostrado la pandemia, no hay nada malo en optar por los entrenamientos en casa, ya que pueden ser igual de buenos para ti. Igualmente, si tienes un trabajo muy ajetreado, tu gimnasio no está cerca o estás muy ocupado con tus compromisos familiares y personales, entrenar en casa es más realista que ir al gimnasio. Sin embargo, es importante asegurarse de hacer las cosas bien. Y es que en general, un entrenamiento en casa puede ser tan eficaz como un entrenamiento en el gimnasio: puede hacer que te sientas fuerte y móvil, y también puede marcar la diferencia en tu salud mental.

Y entonces… ¿Cómo entrenar desde casa? Te damos 9 consejos para una sesión a prueba de errores

1. Invierte en una cuerda de saltar

Se trata de un equipo sencillo, barato y eficaz, y de un ejercicio que se puede hacer en el jardín, dentro de la casa o en cualquier lugar en el que haya espacio para saltar.  Los saltos ponen a prueba tu resistencia y son un potente quemador de grasa y muy beneficioso para tu ritmo cardíaco y la parte inferior del cuerpo. En otras palabras, prepárate para sentir cómo cantan tus isquiotibiales y glúteos.

2. Programa tus entrenamientos

Otra forma muy sencilla pero eficaz de asegurarte de que hacer tus ejercicios en casa es, bueno, asegurarte de que los hagas. Cuando sólo hay unos pocos pasos desde el dormitorio hasta el living, la tentación de posponer la alarma puede ser muy real.

¿El consejo? Programar las sesiones para que la tentación de saltárselas sea menor. Es muy fácil aplazar los entrenamientos en casa, o incluso perder la noción del tiempo por el trabajo u otros compromisos. Así es que prueba esto: establece un recordatorio o una alarma -preferiblemente a la misma hora todos los días- para que sepas que es el momento de dejar lo que estás haciendo y hacer ese entrenamiento. Cuanto más lo programes, más rápido se convertirá en un hábito; pronto será algo natural.

3. Elige un plan de entrenamiento para seguir

Una vez más, suena obvio, pero muchos de ustedes pueden elegir su entrenamiento al azar. Esto está absolutamente bien, pero si quieres ver el progreso o asegurarte de mantener la motivación, tener un plan a seguir es una de las cosas más importantes.

Sin un plan, es posible que pases el tiempo desplazándote o simplemente navegando. Aunque todos los movimientos son importantes, se necesita un plan para aprovechar al máximo el tiempo de entrenamiento.

4. Prepara tu zona de entrenamiento con antelación

Puede que no hayas pensado en esto, pero es sorprendentemente eficaz, créenos.

Pon tu mat la noche anterior, prepara el equipo o mantén una botella de agua a un lado. No es un lujo que todo el mundo pueda permitirse, pero si puedes designar un espacio para tus entrenamientos en casa, aún mejor. Es más probable que hagas una sesión de ejercicios y sigas un programa de entrenamiento si tu zona de entrenamiento en casa está preparada.

5. Mezcla

En la variedad está el gusto. ¿El principal consejo para evitar el aburrimiento en los entrenamientos en casa? Asegúrate de probar cosas nuevas con regularidad.

Si te gustan los entrenamientos con el peso del cuerpo, ¿por qué no pruebas una sesión de HIIT o de finalizaciones cortas en forma de AMRAP (tantas rondas como sea posible) o EMOM (cada minuto al minuto)?

Este tipo de entrenamientos significa que puedes elegir unos cuantos ejercicios (por ejemplo, sentadillas, burpees y flexiones) y ponerlos en un circuito durante un tiempo determinado. Así de sencillo.

6. Ponte tu outfit de gimnasia

Otra cosa muy sencilla, pero que funciona. Ponte tu equipo de gimnasia por la mañana quizas antes de entrenar. ¿Por qué? Porque así es más probable que hagas el ejercicio cuando llegue el momento, en lugar de pensar demasiado en cambiar tu ropa normal.

7. Aprovecha las bandas de resistencia

Son un must para los entrenamientos en casa. Son muy versátiles y se pueden utilizar para entrenar la parte superior, la inferior y todo el cuerpo. ¿No estás seguro de cuál comprar? Investiga un poco, pero debes saber que normalmente vienen en un paquete con diferentes resistencias, por lo que habrá una banda de resistencia para cada persona y cada entrenamiento.

8. No te saltes el calentamiento y la elongación

¿Levantas la mano si no sueles calentar tus músculos -o enfriarlos- cuando te pones a sudar en casa? Pensamos que ese podría ser el caso.

Asegúrate de que haces ambos ejercicios durante cinco minutos: es mucho menos probable que te lesiones y también es muy importante para mantener los músculos y las articulaciones sanos. 

9. Haz los entrenamientos que más te gustan

Por último, pero no por ello menos importante, tu sesión de sudor será casi seguro más efectiva si optas por una que realmente disfrutes haciendo.

Recuerda siempre que, tanto si te ejercitas en casa como en el gimnasio, si te hace sentir seguro, constante y es tu preferencia, ese es un buen entrenamiento. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

clear
TOP