“el DIABLO SE VISTE A LA MODA” y su reunión virtual

Por Carlos Homan Reginato

“El Diablo viste a la moda” cumplió 15 años y todo el elenco quiso estar presente en la reunión ampliamente difundida en redes sociales por Entertainment Weekley, el sitio de entretenimiento que logró reunir a Meryl Streep, Anne Hathaway, Stanley Tucci, Emily Blunt, la súper modelo Giselle Büchden, entre otros actores de alabada cinta del año 2006. Pero, no se trató de una simple reunión conmemorativa, sino que además reveló una serie de mitos que hasta ahora solo eran rumores.

Una de las revelaciones fue el hecho que ninguna de las protagonistas; ni Meryl Streep, ni Anne Hathaway fueran las cartas principales para interpretar a Miranda y Andrea Sachs, respectivamente. La producción tenía consideradas actrices como Michelle Pfeiffer y Catherine Zeta-Jones para el papel de la famosa directora de la revista Runway.

Lo mismo sucedió con Anne, quien en la videollamada grupal televisada confesó entre risas que ella fue nada menos que ¡la novena opción! para interpretar a la pasante de Miranda. Antes de ella, se consideró a actrices como Rachel McAdams, Scarlett Johansson y  Natalie Portman.

Los desencuentros con el mundo de la moda

Otra gran revelación fue el hecho que la guionista de la cinta había escrito un final alternativo en que la joven debutante Andy tenía un desenlace mucho más feliz junto a su novio Nate, interpretado por Adrian Grenier; el actor, contó cómo se enteró por redes sociales que su personaje era tachado como el novio “tóxico” de la protagonista, ya que al ver cómo su novia comienza a cambiar por las exigencias del trabajo y a dejarlo de lado a él y a la relación, decide dar un paso al costado, en vez de apoyarla, cuando ella comienza a priorizar su carrera profesional, razón por la cual algunos sitios de farándula lo trataron de: machista, egoísta, entre otros calificativos, lo cual el actor reconoció que hoy toma con bastante humor y que en su momento no logró entender, pues en aquel entonces era tan inmaduro como su personaje. 

Sobre el rodaje también contaron detalles sabrosos, como los muchos problemas que tuvieron para conseguir las locaciones o colaboración de algunos íconos de la industria de la moda. Así ocurrió con el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York e inclusive con el departamento donde se supone residía Miranda Priestly, pero ¿cuál sería la razón? Simple, con las grabaciones comenzaron a circular los chismes sobre que se estaba filmando una historia basada en una de las mujeres más respetadas de la moda, Anna Wintour, personaje que inspira a Miranda. Efectivamente, la película es una adaptación del libro de la periodista Laura Weisberger, sobre su vivencia como asistente de Wintour en la revista Vogue.    

Pero la reunión, no sólo trajo viejas anécdotas de la filmación y el elenco, sino que finalmente confirmó un rumor que ha perseguido la historia por más de una década y es la posibilidad de contar con una secuela de la película que marcó una época y la hizo acreedora de premios  BAFTA, Globos de Oro, además de la nominación de Meryl Streep al Oscar como la jefa implacable y colocó a la joven, Anne  Hathaway en el rol de la asistente entre las actrices más cotizadas de Hollywood.

Sin duda que “El diablo viste a la moda” ya tiene su lugar en la cultura pop. Cabe recordar que a comienzos del año 2000 roles como una dura mujer de negocios, una muchacha con aspiraciones profesionales, que deja de lado inclusive la posibilidad de formar una familia por dedicarse a su carrera, la lucha de poder entre la aspirante y este dinosaurio de la moda que era “Miranda”, son sólo parte de los muchos elementos que para su época fueran innovadores en una película que mezcló buenos actores, buenas historias y una gran producción.

clear
TOP